Higiene en el acné. El mejor tratamiento preventivo

El acné es una de las enfermedades más frecuentes de la piel. Se observa principalmente durante la adolescencia, pero por encima de esta edad todavía hay muchos pacientes, sobre todo mujeres, que siguen presentando este problema.

Una higiene correcta es el primer paso para prevenir y tratar adecuadamente el acné y la piel grasa.

Con el inicio de la adolescencia los niveles de hormonas aumentan y uno de sus efectos es el aumento de tamaño y actividad de las glándulas sebáceas. Las glándulas sebáceas producen una sustancia oleosa llamada sebo, que se vacía en la superficie de la piel a través de los orificios de los folículos pilosebáceos. En las personas con acné este sebo y las células muertas taponan los orificios donde desembocan las glándulas sebáceas, formándose así los denominados “puntos negros” que en ocasiones se pueden infectar por bacterias formándose entonces los puntos blancos, las conocidas “espinillas”.

Mantener la piel de la cara y zonas propensas a tener acné limpias, es clave para prevenirlo y tratarlo. Lavando la piel dos veces al día podemos eliminar los restos de células muertas que taponan las glándulas sebáceas y el exceso de sebo. Para ello, debemos usar productos adecuados que no sean agresivos con la piel pero que a la vez contrarresten el exceso de grasa. El uso de limpiadores no adecuados pueden irritar la piel o alterar el pH natural, empeorando el acné.

A continuación os damos unos sencillos pasos higiénicos para cuidar la piel con tendencia acneica (pincha AQUÍ para descargar).

Higiene facial pieles con acné

El tratamiento del acné requiere constancia. Una correcta higiene es el pilar fundamental para prevenirlo en pieles con tendencia grasa y para detener su progresión en las pieles en las que ya está presente.

Dra. Ana I. Lorente Lavirgen

Dermatóloga.

Hospital Viamed Sta. Ángela de la Cruz (Sevilla).

Share

Categorías: Consejos

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas