LA IMPORTANCIA DE UNA CORRECTA HIGIENE EN LAS PIELES ATÓPICAS

CUIDADO E HIGIENE EN LA DERMATITIS ATÓPICA

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que aparece en niños y adultos con una piel especialmente sensible. La dermatitis atópica tiene un gran componente genético, es decir, hay una alteración en la composición normal de la piel que se hereda dentro de la familia. En las familias de estos pacientes también es frecuente encontrar a otros miembros con antecedentes de alergias, bronquitis asmática o rinoconjuntivitis alérgica.

Se trata de una enfermedad crónica (es decir, que frecuentemente durará años), lo que a menudo significa que el niño tendrá épocas mejores o peores dependiendo de diversos factores como el clima, la época del año o el estado de hidratación de la piel. Además otras circunstancias que pueden influir en la aparición de nuevos brotes son la higiene excesiva con uso de jabones, la dureza del agua o incluso el grado de contaminación del aire de las ciudades.

Los cuidados higiénicos son fundamentales en el manejo terapéutico de estos pacientes. En niños, el baño debe ser corto usando agua tibia, y es preferible usar aceites de baño infantiles o jabones de tipo “syndet” (es decir, sin detergentes) que proporcionan hidratación y protección a su piel. Además es muy importante que cuando el niño salga de la bañera o de la ducha, siendo esta última preferible en niños más mayores, conviene secar con la toalla sin frotar la piel, y que se le aplique una loción o crema hidratante en todo el cuerpo a poder ser sin perfumes ni conservantes. En estos pacientes se aconseja el uso de ropa de algodón incluyendo la ropa de cama y deben evitar el uso de lana y ciertas fibras sintéticas.

En ocasiones, una higiene adecuada y una estricta hidratación cutánea pueden no ser suficientes. En estos casos, hará falta el uso de medicamentos como cremas con corticoides u otros principios activos como los inhibidores de la calcineurina. Son productos seguros que suelen utilizarse de forma intermitente, y que se dejan de aplicar al curar el eczema. El tratamiento con antihistamínicos orales se recomienda en la dermatitis atópica cuando el niño presenta un picor intenso, se rasca y está muy irritable.

En resumen, la dermatitis atópica es una enfermedad muy prevalente, que cursa a brotes a lo largo de los años, es fundamental para mantener la piel en perfectas condiciones seguir una serie de consejos y cuidados higiénicos durante todo el año.

Dr. Pablo Hernández Bel

Dermatólogo.

Miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología).

Share

Categorías: Consejos, Piel atópica

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas