CUPEROSIS. CARACTERÍSTICAS Y CUIDADOS ESPECÍFICOS

La cuperosis es un aumento de la reactividad de los capilares de la piel de la cara que produce un enrojecimiento difuso y/o telangiectasias o lo que es lo mismo, capilares visiblemente dilatados. La cuperosis se relaciona más con un tipo de piel que con una enfermedad de la dermis.

La cuperosis de caracteriza por:

  • Es más frecuente en mujeres y en personas de piel clara (fototipos I y II).
  • Afecta sobre todo a la zona central de la cara ( mejillas, nariz y mentón) y la distribución suele ser simétrica.
  • Inicialmente se manifiesta como eritema (rojeces) que aparecen y desaparecen en forma de brotes. Los rebrotes suelen relacionarse con estímulos que producen vasodilatación (aumento del grosor de los capilares, que se rellenan de más sangre y acentúan las rojeces), como pueden ser alimentos o bebidas muy calientes, comidas muy condimentadas o picantes, alcohol, café, exposición al calor o por estímulos internos como puede ser la vergüenza o nerviosismo.
  • Más adelante el eritema (las rojeces) se hace persistente y aparecen las telangiectasias (capilares dilatados).
  • Los pacientes suelen aquejar picor, ardor, escozor o sensación de quemazón.
  • Otra característica muy importante de éste tipo de piel es la intolerancia a muchos productos cosméticos y la tendencia a la piel irritable.

En cuanto a los cuidados específicos de este tipo de pieles los especialistas coinciden en los siguientes consejos:

  • Evitar estímulos vasodilatadores como el alcohol, bebidas calientes, cambios bruscos de temperatura y comidas picantes.
  • Al ser pieles muy irritables, la higiene y los cuidados de la piel deben de ser suaves.
  • La limpieza debe de ser delicada, con geles limpiadores sin detergentes o aguas micelares que arrastren la suciedad sin necesidad de tener que realizar restregones sobre la piel.
  • Debido a la irritabilidad y la intolerancia a cosméticos que presentan las pieles cuperóticas, se recomiendan cosméticos en forma de emulsiones suaves, fáciles de extender, con el mínimo posible de componentes y con principios activos calmantes, antiinflamatorios y reguladores del tono vascular. También es muy importante el uso diario de fotoprotectores, o una emulsión hidratante que aporte fotoprotección.

Dra. Ana Sanchez Díez del Hospital de Basurto (Bilbao)-

Cosmeclinik recomienda para la higiene y el cuidado de este tipo de pieles su línea específicas para las pieles sensibles. Concretamente, Basiko Kuperox crema hidratante y Basiko agua micelar.

Basiko Kuperox es una emulsión hidratante indicada para este tipo de pieles que previene y atenúa las rojeces del rostro. Refuerza las defensas de la piel frente a los factores desencadenantes de las rojeces (agentes atmosféricos, estrés emocional, toma de determinados alimentos o bebidas…). Mientras, Basiko agua miceral es una solución limpiadora y desmaquillante que mantiene la barrera hidrolipídica de la piel. Además de una perfecta higiene, hidrata la piel con un efecto protector y calmante. Sus activos calmantes previenen la sensación de irritación, dejando la piel con sensación de confort y suavidad.

Basiko pieles sensibles Cosmeclinik

Basiko pieles sensibles ByCosmeclinik

Share

Categorías: Consejos, Piel sensible

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas