Cuidados en la piel de los más pequeños

El pH de la superficie cutánea del niño, como la del adulto, varia entre 4,5 y 6, según las zonas del cuerpo, siendo solamente alcalinos, más de 7, los grandes pliegues, como las ingles, el periné en general, el cuello y las axilas, lo que contribuye, junto con los demás componentes del manto hidrolipídico, a mantener en equilibrio el ecosistema bacteriano, constituido pocas horas después del nacimiento: estafilococos blancos, estreptococos, corinebacterias, bacterias Gram negativas, pytirosporum ovale, etc. por lo que no debe de utilizarse soluciones antisépticas para lavar al niño.

La barrera cutánea protege al niño de la deshidratación, las radiaciones, el calor, las infecciones, etc. Pero  hay que recordar que:

  • La relación superficie corporal en cm con el peso corporal en Kg es 2-3 veces superior en el recién nacido que en el adulto,
  • que las zonas, como los glúteos, son de gran absorción,
  • que los pañales son oclusivos,
  • que la piel posee el 20% del potencial metabólico hepático: reducción, oxidación, hidrolisis y conjugación,
  • que los mecanismos de desintoxicación son inmaduros,
  • que hay cosméticos que tienen aceleradores de la absorción: urea, ácido salicílico, ictiol, alfahidroxiácidos, etc.,
  • que la forma cosmética, el peso molecular del producto aplicado, y la existencia de una dermatosis con alteración epidérmica pueden aumentar la absorción.

Por todo ello, aunque puede ser necesario, además del baño, la aplicación de cosméticos, buscando la protección de la piel del niño, frente a los agentes externos, hay que tener mucho cuidado en la selección y en la aplicación.

Cuidados de la piel de los más pequeños

Cuidados de la piel de los más pequeños

Los emolientes son sustancias que proporcionan hidratación y plasticidad, ya que aumentan la cantidad de agua del estrato córneo. Éstas sustancias emolientes se utilizan en el recién nacido a término cuando la piel esté seca, fisurada o con descamación y se aplicarán después del baño con la piel húmeda. Hay estudios que relacionan la aplicación de emolientes en el cuidado sistemático de la piel del prematuro con una mejoría de su apariencia y una disminución de la pérdida transepidérmica de agua. El tipo de emoliente que se debe utilizar no tiene que contener productos perfumados, colorantes o conservantes.

Un producto que cumple todas éstas características dentro del grupo de los emolientes es PAIDATOPIC, con dos lineas para el cuidado de la piel del niño, el gel de baño y la crema hidratante, con un alto poder antipruriginoso y calmante.

Dra. Del Prado

Artículo escrito por: Dra. Mª Elena Del Prado Sanz. Especialista en Dermatología.

Share

Categorías: Cuidados

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas